¿Cuándo se produce la entrega de llaves de una obra nueva?

¿Cuándo se produce la entrega de llaves de una obra nueva?

Comprar una vivienda nueva siempre es motivo de ilusión y alegría, pero hasta que los nuevos propietarios pueden disfrutar por fin de su casa lo normal es que surjan dudas. Una de las más importantes es la que se refiere a la entrega de las llaves.

La compraventa de vivienda se da en virtud de un contrato entre las partes. Si el inmueble está en construcción lo normal es que se firme un documento en el que se especifiquen los datos de identificación de las partes y del bien adquirido, así como una fecha de entrega. Una vez que la obra está terminada y cuenta con todos los permisos administrativos, se cita a los compradores para que comparezcan ante el notario y firmen la escritura pública. Si la vivienda adquirida ya está construida se pasa directamente al paso de escriturar la compraventa.

En ambos casos, la entrega de las llaves de la vivienda se produce justo tras la firma del documento que formaliza la compraventa ante el notario. En todo caso, la firma de la escritura equivale a la entrega de la vivienda, de ahí que sea el momento elegido para la entrega de las llaves. A partir de ese momento el comprador se convierte en propietario y puede ejercer los derechos de propiedad y posesión sobre su casa, disponiendo de ella libremente.

El vendedor entrega al comprador todas las llaves que tenga del inmueble, suelen ser dos o tres. Es importante que el comprador revise cuanto antes que las llaves que le han entregado funcionan adecuadamente, por si se hubiera producido algún tipo de error.

Si el inmueble adquirido está en una comunidad de vecinos el comprador también recibirá el resto de llaves que sean imprescindibles para hacer uso de su propiedad: llave del portal, llave o mando del garaje, llave del buzón, etc.

Quienes desempeñan su profesión en el sector inmobiliario son auténticos profesionales, pero es normal que el comprador tenga dudas sobre sí habrá alguna copia de la llave que no se le haya entregado. Precisamente por ello, una buena práctica que se suele hacer cuando se adquiere una vivienda es cambiar la cerradura.

¿El propietario no puede ver la casa que ha comprado hasta después de haber firmado la escritura?

Si se ha comprado una vivienda de obra nueva ya terminada está claro que el adquirente habrá visitado las instalaciones, pero si se ha adquirido una vivienda sobre plano es normal que el comprador quiera ver el resultado final de la obra antes de firmar.

En este último caso lo habitual es que antes de la fecha prevista para la firma ante notario el promotor muestre su vivienda al comprador. Es más, si el promotor no propone tal visita, el comprador está en su derecho de exigir la realización de la misma.

Dicha visita es la única manera que tiene el comprador de asegurarse de que lo ha adquirido realmente existe y cumple con las condiciones establecidas en el contrato en cuanto a metros, distribución y otras cuestiones esenciales.

¿El contrato debe reflejar un fecha concreta de entrega?

Cuando se compra una casa sobre plano y se firma un contrato de compraventa privado entre las partes uno de los datos esenciales en el mismo es una fecha o plazo de entrega. Consignar fechas meramente indicativas o que estén condicionadas a la voluntad del promotor se considera como una cláusula ilegal y por tanto no válida.

¿Existe compensación si hay retraso en la entrega de las llaves?

Es habitual que los contratos suelan establecer algún tipo de compensación para el comprador en caso de que las llaves no se entreguen en la fecha prevista.

En caso de que el retraso sea lo suficientemente grave como para perjudicar las expectativas del comprador, el mismo queda facultado para resolver el contrato o bien para exigir que se le indemnicen los gastos en los que ha incurrido (el alquiler de otra vivienda, contratar un guardamuebles para sus cosas, etc.)

Causas de fuerza mayor

Cuando concurre una causa de fuerza mayor o un caso fortuito la entrega de la vivienda y de las llaves se puede retrasar, sin que surja en estos casos derecho a indemnización para el comprador.

Debe tratarse de hechos o circunstancias imprevistos y que no se pueden evitar. Algunos ejemplos son la aparición de restos arqueológicos, una inundación, una huelga de trabajadores de la construcción, etc.

Lo habitual es que todo se desarrolle con normalidad y que la entrega de llaves se realice más o menos en la fecha pactada entre las partes, pudiendo disfrutar por fin el comprador de su nueva casa.

About the author