Nuevas tecnologías en la construcción

La digitalización es uno de los grandes retos que las empresas han tenido que afrontar en los últimos años. De hecho, aquellas que no lo han hecho se han visto abocadas al fracaso.

Este fenómeno ha afectado indistintamente a todos los sectores. En el caso de la construcción y del sector inmobiliario también se han producido importantes cambios como los siguientes: 

Building Information Modeling 

La conocida como metodología BIM ha supuesto una revolución en la construcción y remodelación de viviendas. Se trata de un software de maquetas digitales en el que todos los profesionales que trabajan en la obra pueden ir introduciendo diferentes cambios. 

Es un sistema colaborativo en el que cada profesional puede ver lo que ha hecho o va a hacer otro. Esto permite una mejor organización y planificación del trabajo. 

Además, se consigue que toda la información relacionada con la construcción del edificio quede recogida de una única vez. 

Maquetas a través de impresión 3D

Cuando se compra una vivienda que está en construcción muchas veces cuesta hacerse una idea del resultado final, de ahí la importancia de las maquetas.

A través de la impresión 3D se puede conseguir un plano perfecto de lo que después será el edificio incluso antes de que comiencen las obras.

Este tipo de maquetas son de gran ayuda para los clientes potenciales, puesto que les permiten ver el resultado final. Pero también son de utilidad para los profesionales, puesto que pueden usar estas maquetas para hacer un testeo y corregir posibles errores.

 En un futuro la tecnología de impresión 3D podría ser incluso más importante en el sector de la construcción, se podría usar para crear materiales que luego serían utilizados en la construcción de inmuebles.

 Software de realidad virtual

 Como es lógico, el cliente siempre quiere ver lo que está comprando. Pero cuando se trata de un inmueble de nueva construcción esto es complicado. De ahí el desarrollo de softwares y apps que permiten recrear en realidad virtual lo que será la vivienda.

 Así el cliente puede darse un paseo virtual por lo que será su futura casa y conocer en detalle todos y cada uno de sus rincones, aunque la misma todavía no se haya empezado a construir.

 Apps relacionadas con la venta de inmuebles

 Las nuevas tecnologías afectan a la construcción en todas sus vertientes, también en la versión comercial. Ya existen apps a través de las que los interesados en comprar una vivienda lo pueden tener mucho más fácil.

 Por ejemplo, las que se encargan de buscar viviendas en venta en una determinada zona geográfica y envían avisos en caso de encontrar algo. O las que permiten negociar una hipoteca sin necesidad de tener que estar recorriendo varios bancos.

 Internet de las Cosas

 El nuevo consumidor inmobiliario tiene muy claro lo que quiere y empieza a buscar casas cada vez más inteligentes. Esto implica que la domótica es ya una realidad en la gran mayoría de los edificios de nueva construcción.

 Puede estar presente a través de diferentes dispositivos como termostatos inteligentes que permiten controlar la temperatura de la vivienda de forma remota, motores que suben y bajan de forma automática las persianas, electrodomésticos que se activan con el móvil, etc.

 Big Data

 El Big Data ha irrumpido con fuerza en la mayoría de los sectores empresariales y el de la construcción no se ha quedado atrás en este sentido. Un uso inteligente de los datos recopilados permite hacer un análisis para conocer más en profundidad un determinado mercado.

 Cuanto mejor se conoce un mercado más fácil resulta ofrecer al mismo productos que de verdad le resulten interesantes.

 El Big Data también puede resultar de gran ayuda a la hora de ejecutar la obra. El tratamiento de datos derivados de experiencias previas puede ayudar a conocer factores como los materiales que son mejores para construir en un determinado terreno.

 Las tecnologías de Inteligencia Artificial pueden analizar en minutos lo que de otra forma hubiera llevado semanas conocer. De esta forma, no sólo se ahorra tiempo, sino que además se ahorran costes y se consigue que todo el proceso de construcción sea más eficiente y rápido.

 Ventajas para todos

Existen un gran número de nuevas tecnologías que ya se usan de forma frecuente en la construcción y en la comercialización de viviendas. Todas ellas han logrado mejorar tanto la experiencia de los profesionales como de las personas que están en busca de una nueva casa.

De cara al futuro se espera que la digitalización del sector siga avanzando. El objetivo principal es poder integrar todas esas tecnologías de forma directa en los procesos de producción para desarrollar nuevos materiales más económicos, ecológicos y seguros. Se busca incrementar la eficiencia del proceso de construcción mejorando a la vez factores esenciales como el impacto climático. Permitiendo así que los ciudadanos puedan acceder a viviendas que tengan un precio más ajustado.

About the author